Ausencia de Claridad…

Necesitas librarte de la duda, pero no puedes hacerlo. ¿Por qué? 
Porque la duda no es un elemento en sí. 
Es solamente la ausencia de claridad. 
¡Cuando hay conocimiento, la duda desaparece automáticamente! 
¿Y qué pasa cuando no hay conocimiento, cuando hay ignorancia? Aparece la duda. 
¿Cuál es ese principio tan sencillo? Que en realidad la oscuridad no se quita.

Todo lo que hay que hacer es traer la luz, y la oscuridad desaparece por sí misma.

(Prem Rawat).

La travesía de la vida…

Nunca te han mostrado la claridad dentro de ti,  la simplicidad dentro de ti, la belleza dentro de ti. 
Cuando se te muestra, la travesía de la vida comienza, no termina. 
Comprendes que no necesitas estar confundido. 
Comprendes que no necesitas estar afligido. 
Comprendes que no necesitas tener dudas.

(Prem Rawat -Maharaji).

Lo obvio…

Acepta lo que se te ha dado. 
¿Podría haber un milagro en tan solo aceptar, que yo simplemente acepte mi existencia, y algo magnífico suceda? 
Sí; es lo obvio. 
Acepta este aliento que se te ha dado. 
Mira en tu corazón, ve y siente el deseo de estar pleno, de sentir alegría, 
de hacer a este hogar lo más hermoso que puedas 

(Prem Rawat-Maharaji) 

Abrirse a la vida…

image

"Ceder implica aceptar internamente lo que es, es abrirse a la vida."

La resistencia es una contracción interior, un endurecimiento del cascarón del ego, es cerrarse. Toda acción emprendida desde el estado de resistencia interior (al cual podríamos llamar negatividad) generará más resistencia externa y el universo no brindará su apoyo; la vida no ayudará. El sol no puede penetrar cuando los postigos están cerrados.

Cuando cedemos y nos entregamos, se abre una nueva dimensión de la conciencia. Si la acción es posible o necesaria, la acción estará en armonía con el todo y recibirá el apoyo de la inteligencia creadora, la conciencia incondicionada, con la cual nos volvemos uno cuando estamos en un estado de apertura interior. Entonces las circunstancias y las personas ayudan y colaboran, se producen las coincidencias. 

Si la acción no es posible, descansamos en la paz y la quietud interior en actitud de entrega; “descansamos en Dios”.

(Eckhart Tolle).

El olvido del Ser…

El ego siempre es identificación con la forma, es buscarnos a nosotros mismos y perdernos en algún tipo de forma. Las formas no son solamente objetos materiales o cuerpos físicos. Más fundamentales que las formas externas, que las cosas y los cuerpos, son las formas de pensamiento que brotan constantemente en el campo de la conciencia. Son formaciones de energía más finas y menos densas que la materia física, pero formas en todo caso. Aquella voz que oímos incesantemente en la cabeza es el torrente de pensamientos incansables y compulsivos. Cuando cada pensamiento absorbe nuestra atención completamente, cuando nos identificamos hasta tal punto con la voz de la mente y las emociones que la acompañan que nos perdemos en cada pensamiento y cada emoción, nos identificamos totalmente con la forma y, por lo tanto, permanecemos en las garras del ego.

El ego es un conglomerado de pensamientos repetitivos y patrones mentales y emocionales condicionados dotados de una sensación de “yo”, una sensación de ser.

El ego emerge cuando el sentido del Ser, del “Yo soy”, el cual es conciencia informe, se confunde con la forma. Ese es el significado de la identificación. Es el olvido del Ser, el error primario, la ilusión de la separación absoluta, la cual convierte la realidad en una pesadilla.

(Eckhart Tolle).