Todos somos Dios…

Cierto día, iba paseando por una calle cuando de repente vi a una niño hambriento, sucio y tiritando de frío dentro de sus harapos.

Me encolericé y le dije a Dios:

– ¿Por qué permites estas cosas?
– ¿Por qué no haces nada para ayudar a esa pobre niño?
Esperé la respuesta, pero fue en vano.
Sin embargo, aquella noche, cuando menos lo esperaba, Dios respondió a mis preguntas airadas:
Ciertamente que he hecho algo.
– ¡Te he hecho a ti!

"No busque culpabilizar a los demás, encuentra soluciones en ti mismo".

(Anthony de Mello).

Se el ejemplo…

Explica la anécdota de que una madre llevó a su hijo de seis años a casa de Mahatma Gandhi

Ella le suplicó:
– Se lo ruego, Mahatma, dígale a mi hijo que no coma más azúcar.
– Es diabético y arriesga su vida haciéndolo.
– A mí ya no me hace caso y sufro por él.
Gandhi reflexionó y dijo:
– Lo siento señora.
– Ahora no puedo hacerlo.
– Traiga a su hijo dentro de quince días.
Sorprendido la mujer le dio las gracias y le prometió que haría lo que le había pedido. Quince días después, volvió con su hijo. Ghandi miró al muchacho a los ojos creando una gran conexión y le dijo:
– Chico, deje de comer azúcar.
Agradecida, pero extrañada, la madre preguntó:
– ¿Por qué me pidió que lo trajera dos semanas después?
– Podía haberle dicho lo mismo la primera vez que vino.
Gandhi respondió:
– Hace quince días, yo comía azúcar.

(Mahatma Gandhi).

LosTesoros de tu espíritu…

No te esfuerces por juntar riquezas en la tierra, porque podrán ser robadas por ladrones o volverse obsoletas. Además no te olvides que al dejar este mundo, tendrás que abandonarlo todo, y entre ello tu propio cuerpo. Entonces, ¿de que sirve amontonar riquezas?.

Colecciona los tesoros que alimentan tu espíritu, las buenas obras, el bien que haces al ayudar a tus hermanos a encontrar el camino hacia la paz , por que todas estas riquezas te acompañaran más allá de esta vida